Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2008

Laguarta y la Luz en los medios

Historia en la prensa – medios de comunicación de la Luz. En el año 2000 la revista LABETE (Agosto) publicaba el artículo LAGUARTA SEÑORIAL Y OLVIDADA, estaba ejecutándose la restauración de CASA EL SEÑOR DE LAGUARTA como albergue y al hilo de la historia del valle y de los Villacampa se reivindicaba ya que no TENÍAMOS LUZ. En la vuelta ciclista a Aragón del año 2003, los vecinos de forma espontánea colocaron improvisadas pancartas en el pueblo aprovechando el paso de la vuelta por nuestro pueblo. Las cámaras de televisión tomaron alguna que otra imagen... Los propietarios de Laguarta, en su asamblea anual, deciden colocar dos carteles en los que se lea: LAGUARTA PUEBLO SIN LUZ SIGLO XXI En el semanal del 17/10/2003 se anunciaba el título del programa de LINEA 900 Los problemas de la luz eléctrica en España cuyo pueblo protagonista sería Laguarta. 21/marzo de 2004 El Diario del Alto Aragón publicaba en sus cuadernos de viajes LAGUARTA, SILENCIO EN EL GUARGA. El sábado 17 de

Laguarta en el olvido

El invierno pasado mi abuela tiró sus últimos recuerdos, recuerdos pesados, duros, tristes y viejos, tiró aquellas piedras que fueron su casa, y la de su padre, y... salvo al ayuntamiento, a nadie molestaba... Ayer visité su pueblo. Un pueblo casi perdido entre los muchos del Valle del Guarga. Tierra del Serrablo, LAGUARTA, paraíso en la sierra, monte frío, triste y en gran parte abandonado, por real orden del Estado. Y fui, porque aunque atea, su Iglesia me hechizó siempre. Allí, entre la historia, las leyendas y las tumbas medievales permanece siempre solitaria y abandonada y yo no lo entiendo. No lo entendí cuando fui a Sigüenza, vi su Doncel, y reparé en que en mi perdido pueblo había algo bien semejante al cual nadie dio nunca importancia alguna. Ni tan siquiera ahora, que como envejecida fe, sus piedras irán cayendo y estás sí darán a camino público, de todos, pero me temo, que estas no molestarán lo suficiente como para hacer verter una sola lágrima de abuela vieja si le

Laguarta, siglo XXI, pueblo sin luz

Mi pueblo, anclado a orillas del Guarga, en este País Perdido que es nuestro Pirineo, en pleno siglo XXI, sigue luchando por apagar viejas velas y candiles y poder dejar de ser un pueblo sin luz. Iniciado el siglo XX, Iberduero lanzó el trazado de Alta tensión que atraviesa nuestras tierras, y es que ¡las contradicciones que tiene la historia!; mientras nuestras casas tienen una luz insuficiente (que no permite tan siquiera leer o cocinar con sus bombillas y mucho menos conectar un frigorífico) producida por un salto de agua y una dinamo, a los pies de nuestra Sierra, a escasos 300 metros de nuestro pueblo, se extiende la línea de alta tensión que exporta lo que nuestros ríos y montañas, con presas y saltos producen, la electricidad. Yo me pregunto si todavía hoy hay ciudadanos de primera y ciudadanos de tercera. Yo me pregunto porqué nos echaron de nuestras haciendas allá por la década de los cincuenta, nos cerraron nuestras escuelas, dejándonos sin maestros, sin “ninones” en las ca

Laguarta: Luz contra reptiles en el siglo XXI

Mi pueblo, anclado a orillas del Guarga, en este País Perdido que es nuestro Pirineo, en pleno siglo XXI, sigue luchando por apagar viejas velas y candiles y poder dejar de ser un pueblo sin luz. Iniciado el siglo XX, Iberduero lanzó el trazado de Alta tensión que atraviesa nuestras tierras, y es que ¡las contradicciones que tiene la historia!; mientras nuestras casas tienen una luz insuficiente (que no permite tan siquiera leer o cocinar con sus bombillas y mucho menos conectar un frigorífico) producida por un salto de agua y una dinamo, a los pies de nuestra Sierra, a escasos 300 metros de nuestro pueblo, se extiende la línea de alta tensión que exporta lo que nuestros ríos y montañas, con presas y saltos producen, la electricidad. Yo me pregunto si todavía hoy hay ciudadanos de primera y ciudadanos de tercera. Yo me pregunto porqué nos echaron de nuestras haciendas allá por la década de los cincuenta, nos cerraron nuestras escuelas, dejándonos sin maestros, sin “ninones” en las call

La Guarguera: desmontes y en la oscuridad

Desde hace tres semanas, mi recorrido del viernes Zaragoza Laguarta se corta abruptamente al llegar al punto kilométrico Nº 11 de la C-1034, conocida como “Carretera de La Guarguera”. Como consecuencia de las fuertes heladas de este invierno, una gran mole de piedra cayo a la estrecha calzada ocupando la totalidad de la misma. Durante estas tres semanas, lejos de retirar la enorme roca, los responsables de su mantenimiento se han limitado a realizar señalizaciones de “peligro por obras” y de adornarla con una bonita cinta roja a modo de lazo. Obligando a los que por ella transitan a salirse literalmente de la carretera y aprovechar un rescoldo de terreno cuya maleza se ha convertido en asfalto improvisado de un escalonado carril cuya anchura escasamente posibilita el paso de un vehículo. Si a ello le unimos que nuestro pueblo, Laguarta, aquella que fuera la Capital del Guarga hoy, en pleno siglo XXI, sigue sin luz, y que nuestra pequeña central, que gracias a un salto de agua y una di