Amanecía hoy 22 de octubre, con 2º en Laguarta, -2 grados a la altura de Cañardo, y 0º desde el Molino Escartín hasta el punto de arranque de nuestra andada, el cruce de Gesera. Nuestra carretera, la artería vertebradora de un valle, el nexo de unión de dos Comarcas, Serrablo y Sobrarbe, así como su treintena de núcleos que han dependido de ella, que dependen de ella, para seguir soportando los rigores de su encantador pero agreste paisaje, bien merecían el frío y el madrugón.

Ciento sesenta y cuatro personas hemos participado e esta andada, y así, de manera ordenada, cívica y festivamente, ocupábamos hoy esta arteria de nuestro valle, habitualmente serpenteado por camiones de madera, coches, motos y camiones. Hemos partido animosas y a ritmo como si fuéramos labradores de antaño, peor hoy acompañados por jóvenes, niños, amigos, mayores, gentes con raíces en estas tierras, y nuevas gentes, todos juntos, unidos entonando cantas tan simples pero directas como: más inversiones, menos socabones; arreglen la carretera, para que nuestro hijos vayan a la escuela; menos sobres y más dotaciones... o ya el popular himno de nuestro valle, compuesto por nuestro artista, Jesús el Molinero.





Pero nuestra carretera tiene historia, nuestros pueblos, nuestras gentes, nuestro pasado y nuestro futuro, se han forjado y discurrirán al amparo de ella y, por ello, necesitamos se adecue, se mejore, se invierta, ... para asentar nuestra población, favorecer nuestro desarrollo y gestionar nuestro futuro.
 

 

 

 

 


 


 

Ha sido una jornada lúdica y reivindicativa. Todos hemos colaborado con trabajo, ilusión, participación, ... hemos disfrutado de una comida de "alforja", una peculiar lifara, que seguro repetiremos en la búsqueda de objetivos comunes en la asociación que une a nuestro valle, y de la que Laguarta paticipa: Guarguera Viva.
 

 

 

 

 


 

 


Nos han apoyado medios de comunicación, hemos tenido nuestros propios productores, redactores, fotógrafos, especialistas de marketing digital y redes sociales, conductores, rotativos, diseñadores gráficos... todos sumamos más, somos muchos y tenemos talento, un talento que no queremos se marche como antaño tuvieron que hacer nuestros mayores, ni un solo éxodo más por esta carretera, ni para "alante", ni para atrás.
   

   



 

A nuestra reivindicación se han sumado hasta 18 entidades diferentes. A la lectura del manifiesto, leído por el presidente de la Asociación Paco Santolaria, le han acompañado las intervenciones de los políticos: Lourdes Arruebo, Presidenta de la Comarca Alto Gállego, Jose Manuel Salamero (Consejero Comarcal Comarca de Sobrarbe), José María Jiménez (Alcalde de Boltaña) 




   

 
Tenemos la razón, la fuerza, la voz y, sobretodo, como dirían los Molineros, las pancartas listas y dispuestas para un nuevo despliegue... tenemos la esperanza de que este trabajo y el compromiso político de nuestros representantes, van hacer posible la rehabilitación integral de nuestra carretera.

 Un proyecto, que deben recordar, tuvo su origen en la necesidad de dotar de infraestructura, comunicación y vida a tres valles, y que hoy, aspira, a algo más, que a ser un mero testigo mudo de talas incontroladas de madera, rallys, excursiones automovilísticas, o a ser una carretera residual abierta a furtivos y tráficos descontrolados y siendo un obstaculo más a solventar en la dura vida de nuestros núcleos, en lugar de un elemento de mejora y facilidad en sus accesos. 
Hagamos que aquel sueño, que arrancó un laguarterano, allá por los finales del XIX, vuelva a ser, no ya una salida express de éxodo rural, (por ella marcharon cientos de familias) sino una entrada vertebradora de nuestro territorio. Si para ello, debemos volver a andar, 5, 10, 15.. o los 52 kilómetros que separan Boltaña del cruce de Monrepós, que tengan claro que caminaremos de nuevo y todos juntos al ritmo de:
Entre las sierras Cancias y Guara
cerros y estrellas a mogollón
desde Laguarta, hasta Belarra
discurre un Valle encantador.
Resistiremos en La Guarguera
dura y agreste sin reblar
y forjaremos un tiempo nuevo
labor, sapiencia y libertad
....
A continuación, reproducimos íntegros dos documentos. El primero de ellos, el Manifiesto leído hoy por nuestro presidente y que recoge el sentir, la inquietud, la ilusión y la esperanza de todo el valle con relación a nuestra carretera: SOBRE DIGNIDAD DE LAS COMUNICACIONES EN LA GUARGUERA. El segundo, y a fin de facilitar el estudio, el gusto por la hemeroteca, es un estracto del libro <<Laguara La Roma del Serrablo. Palabra e Imagen de una Historia Viva>>, y en cuyo capítulo V, narra la historia, la reivindicación, el uso y el estado de nuestra carretera (2014).


SOBRE DIGNIDAD DE LAS COMUNICACIONES EN LA GUARGUERA
 Hace 150 años nuestras localidades de la Guarguera, se comunicaban entre sí y con todo el entorno, por caminos de herradura. A finales del siglo XIX se proyectó una carretera para circulación de carros (luego vehículos), que originalmente era la unión entre “S.Juan de la Peña y S.Victorián” como cunas del Reino de Aragón.

Poco antes de la Guerra Civil, se abrió la caja de la nueva carretera entre Lanave y Boltaña, y se terminó  después de ella. Era la carretera que unía el Sobrarbe, con el Alto Gállego y dos carreteras nacionales. La apertura de la Yebra / Fiscal ha aumentado su uso turístico y recreativo.

Pero la realidad permite mirar un poco más. Como consecuencia de las políticas de la repoblación forestal de las tierras adquiridas por el estado a partir de los años 50 del siglo XX, se aceleró el proceso de pérdidas de población hacia los núcleos urbanos. A finales del  pasado siglo, se vació y surgió un desierto demográfico que sigue siendo la realidad actual.

Cuando hablamos de despoblación, surgen los datos de Teruel o de Finlandia en Europa, las zonas desérticas del norte de África, del centro de Asia... Pero la realidad es dura y estamos por debajo de esas cifras. Lo que ocurre es que nos engloban en un territorio en el cual algunos núcleos de población aglutinan más del 98 % de las gentes del territorio. Si  trazas unas líneas entre el Valle de Yebra, la Sierra de Cancias, Guara, Monrepós, la Sierra de Arbe… dentro estamos nosotros, pero en un desierto poblacional. Esa es la realidad.

                                      Todos los especialistas, todas las administraciones, hablan de detener los procesos, fijar población, aumentarla…. Pero ello no es posible, sin unas comunicaciones decentes (carretera, accesos a los pueblos e internet). Es básico para poder vivir, trabajar, darle futuro a esta zona y…… lo merecemos por “dignidad”, por estar aquí y atrevernos a cambiar los ritmos que señalan esta tierra como un desierto.

Hoy hemos realizado esta “Andada”, por la A.1604 como grito a todo el mundo. Cuando la recorremos observamos cómo su asfalto base, tiene más de 50 años. Sobre él, en el mejor de los casos, se acumulan parches, remiendos...de todo tipo y color, que hacen que sea imposible definir el sentido de evacuación de aguas de la carretera. Los malecones son ruinas que te “protegen” de la caída al cauce. Las piedras, siguen cayendo, cortan las cunetas… la cortan a ella misma. Y las reparaciones son siempre de emergencia, de urgencia...Y, a veces, gracias… Los accesos a los núcleos son otro problema y también hay que mejorarlos.

Si miramos la última propuesta del “Plan de Carreteras de Aragón” no existimos, ni la Guarguera, ni la A.1604...Como sucede en los presupuestos anuales, con partidas extraordinarias...Sólo el mantenimiento ordinario, escaso y compartido.

Por ello solicitamos al Gobierno de Aragón un Plan específico para esta carretera, con etapas definidas (mejora de firme integral, cunetas, barreras, quitamiedos, accesos a pueblos….), fijando un programa de inversiones específicas, para la mejora integral de la carretera y su mantenimiento. Con dotaciones y fechas.

 Hoy no seguimos, pero nos quedan las comunicaciones informáticas y muchas cosas más… que os contaremos más adelante.

En el siglo XXI, no está mal el recorrido para unir las dos Cunas de Aragón, pero queremos ser otro tipo de cuna, aquella que ha hecho que de nuevo los niños estén por las calles, un colegio abierto, los campos labrados, nuevas empresas… y nuevas ilusiones, que son fundamentales, para que el territorio siga estando vivo.

Cuando pases por esta carretera, recuerda que la gente del Valle la necesitamos para todo, para trabajar, para vivir, para el colegio, el médico……. y hasta para seguir haciendo un bello lugar para todos.

¿ Participas ?


Laguara La Roma del Serrablo. Palabra e Imagen de una Historia Viva
Capítulo V: La Carretera, Arteria de la Guarguera.
La primera vez que surge públicamente la idea de esta carretera es el 6 de Noviembre del año 1879 en una Carta que publica D .José Villacampa en la prensa de Huesca, más tarde en la de Zaragoza y Jaca ( Pirineo Aragonés), en la cual explica la necesidad de una carretera que atraviese, comunique y articule la zona del “Serrablo” y el Río Guarga, hoy Guarguera. La carta esta escrita y fechada en Laguarta.
En 1886 se presenta como Iniciativa en las Cortes de Madrid, coordinando un trazado de S.Juan de la Peña a Gésera y hacia el este. El 25 de Junio de 1887, día de Santa Orosia, obtiene el Dictamen favorable de las Cortes y el 8 de Mayo de 1888, se incorpora en una Proposición de Ley. Todo empeño personal de D. José Villacampa, Diputado en Cortes.
Pero las cosas van muy despacio y hasta el 16 de Abril de 1901, no se inician los estudios de trazado de la nueva carretera que se denomina Orna- Laguarta- Janovas. Hay que explicar que desde ese momento sufre pocas modificaciones y que la tradición oral de cambios de trazados para que pasase por Laguarta, son mitos vinculados al origen del promotor y a su trabajo.
En 1915 se fija el Trazado como Carretera Orna a Jánovas, por Secorún y Laguarta. Su epígrafe legal, a efectos de identificación y presupuesto, es I.68 Carretera de Tercer Orden y así se contrata el primer tramo de Orna- Laguarta 1ª Sección, hasta el barranco de Atos, Liquidado y bajo la Dirección del Ingeniero D. Joaquin Cajal Lasala.
En 1927 el segundo tramo llega hasta el Molino de Villobas, bajo la misma dirección. El tercer tramo será hasta la zona de Secorún y ahora el Ingeniero es S. Gómez de Velasco y es el año 1930.
En tiempos de la Segunda República ya , en 1932 se termina el tramo Guillué- Laguarta bajo la dirección del Ingeniero R. Martinez de Velasco. En 1936 se había realizado un tramo más bajo la Dirección Técnica de B. Bartué. Cuando estalla la Guerra Civil en Julio de ese año, en todos los partes oficiales aparecerá como carretera en construcción y se había llegado trabajando hasta la zona de la Pardina de San Juan. La guerra convirtió la carretera en protagonista de ataques de los dos bandos, supuso la voladura de puentes y obras, y tuvieron que utilizar alternativas como los caminos de la línea de transporte eléctrico.
En 1942 se retoman los trabajos de forma organizada y se repara lo destruido, se instalan las casetas de peones camineros definitivas, para el mantenimiento y se cambia la denominación, la carretera será ahora de Lanave a Boltaña. En 1946 se procede a la Liquidación de esta parte y teóricamente estará la carretera terminada, pero quedarán muchas horas de trabajos.
Como dato curioso, el denominado Puerto de Serrablo, estaba antes que lo está ahora, pero la dinamita y el raspado de los planos, para eliminar la tinta lo llevaron en los años 50, al lugar donde esta ahora. Pero los mayores recuerdan su ubicación original. De cualquier forma desde 1879 hasta 1946 había pasado 67 años y la carretera era una realidad.
Todos los datos sobre la Carretera provienen de los estudios de D. J. Castiello, cuya bibliografía, como la de las otras referencias citamos y recomendamos, para ampliar la información.

  Si la vida en Laguarta durante los mil años desde el Reino de Aragón, había sido un Evolución lenta, pero con referencias, el siglo XX fue una “ Revolución”, los cambios fueron tan rápidos, tan seguidos… que fue difícil asumirlos, analizarlos y ser consciente de ellos. El problema es que al final, las carretera abierta, sirvió para que se fuese la gente con más facilidad. Los kilowatios han pasado durante casi 100 años por delante, sin generar ninguna oportunidad y se mudó la forma de vida, muchas veces sin poder opinar, si la gente quería eso y sin conocer si existían otras posibilidades. Como decían antaño, la velocidad es muy peligrosa.

Texto e imágenes: Karlota Albás
Representante del Pueblo de Laguarta en Guarguera Viva.