Son las ocho y media de la mañana y los amigos de "Amigos de Serrablo" son recibidos por Laguarta en el punto de encuentro, nuestra Plaza, Plaza Don Pedro Villacampa. El día amanece nublo, y con pequeñas precipitaciones intermitentes, así que adaptando planes, horarios e itinerario, nos cobijamos en nuestra Iglesia, La Iglesia de San Salvador de Laguarta.

 

Nuestros amigos, han descubierto aquellos detalles que hacen que sintamos un orgullo especial por la misma, independientemente de creencias, valores o fe. Sabemos que desde generaciones fue el punto de encuentro, el nexo de unión de todo un pueblo, y que su rehabilitación popular, culminada en 2011, volvió a poner en valor la  arquitectura religiosa del edificio, pero también su trasfondo social para el pueblo.

 


 


Tanto Pedro como Karlota, maestros de ceremonias y guías, trataron de dibujar y transmitir, siempre con una sonrisa, las pinceladas de su historia. Sabemos que resumir cinco siglos en unos minutos, resulta complicado, pero intentaron hacerlo, en todo momento, ameno y divertido con palabras que seguro se han grabado en los amigos y excursionistas: Osado y osadía, donceles y evangelistas, columnas de altar provenientes de un lugar que pronto sería visitado, maqueta, mayores y obras, rocódromo y torre, atrio, inscripciones heráldicas y funerarias, mausoleos, bancos y Honor, origen, San Salvador, hornacinas y Pilares... palabras clave de una historia que permitió descubrir a pequeños y mayores tesoros de cultura, uso, leyenda y costumbre. Una visita a la arquitectura religiosa que daba paso a la arquitectura civil, dado que la expedición arribó, a continuación en la Casa Fuerte de los Villacampa, Casa Chantre - Casa Don Pedro.


Cantos rodados, proyectos, memorias, artesonados, heráldica, ceca y sueldos jaqués, gárgolas y misterios, pilas, enrejados, cortejaderas, arcabuces, pólvora, nabo y cáñamo,  canteros, aprendices, bolutas y símbolos masones... Quien haya estado en la visita guiada seguro sabe conjugar el orden correcto de lo anterior y rehacer la extensa y amena intervención de los guías sobre todo ello.

 

 

 






Fotos, asombro, encantamiento, entusiasmo y por fin parece que para la llovizna. Nos agrupamos en los diferentes vehículos y continuamos ruta hacia nuestro siguiente punto de encuentro. El desvío a Secorún, donde tras aparcar los vehículos y coger avituallamiento, emprenderemos la marcha para llegar hasta el núcleo de la que compartiera capitalidad del valle en el siglo XX con nuestro pueblo. (Laguarta sucedería como cabeza y ayuntamiento. del Valle a Secorún en 1952, tras la adquisición del núcleo por Patrimonio Forestal entre los años 1950-1952).

El camino, lo comenzaremos tomando un pequeño tramo de pista que nos permitirá contemplar, los restos de la Pared que formara parte de la cañada real, y también de lo que fue el molino de uso compartido entre Secorún y Cañardo.

 


El Molino. Piedra que señala su presencia y uso.





Abandonaremos la pista para continuar el sendero que el trabajo desinteresado de Amigos de Serrablo, como 3 de los que hoy nos acompañan, Leonardo, Jose Ramón y Raúl,  y también de otros que hoy no pueden acompañarnos, permite seguir de manera clara, fácil y precisa. Sendero que retoma un camino espectacular por su frondosidad y también por su arquitectura, unas paredes trabajadas pensando en su conservación frente a ganado, tiempo y expolio.

 

 

 


Accederemos a Secorún, cuya Torre se hace presente ante nosotros dándonos la bienvenida. La torre de la Iglesia de Santiago, se irgue derecha pese a la ruina completa en la que se encuentra la nave de la iglesia. Hiedra, zarza, petiquera y hiedra hacen que continúe en pie, más allá de medio siglo de expolio y abandono. En uno de sus cuarto laterales, a los pies de la escalera que asciende a la torre, todavía se conservan restos de los frescos que antaño decoraron el templo. Lo mismo ocurre con los restos de lo que fue la talla de Santiago, en piedra que todavía hoy se distingue en la pared lateral que conduce al altar. Un pueblo que contaba con doce casas, ubicado en la vertiente izquierda del Guarga, a una altitud de 1077 metros, cuando a mediados de los 50 patrimonio forestal forzaba su abandono.


La Torre de la Iglesia de Santiago da la bienvenida a los excursionistas.

 

 

La Expedición posa ante lo que fuera atrio y entrada a la Iglesia de Santiago de Secorún

Montículo sobre el que se alzaba El Castellar.
 Tomamos aire, y con paso brioso nos adentramos hacia el camino que abre al oeste para llegar al objetivo final de nuestra visita, La Ermita de Santiago. Una ermita de planta rectangular con ábside semicircular. Se cubre el mismo con cuarto de esfera y se distingue que la nave tendría una vertiente a dos aguas, con techumbre de madera, cuyas losas y aleros, recubren el suelo de la citada nave.

Curiosa la puerta ubicada en el lateral, adintelado con un arco de medio punto conseguido con 3 dovelas semicirculares y cuyo vano abre al sur. Una ermita románica, del siglo XII, cuya nave parece claramente posterior.

Cuando casi alcanzamos nuestro objetivo, Jose Manuel y Leonardo nos cuentan que hemos dejado atrás una roca, que según los antiguos moradores de Secorún, era de las denominadas "Rocas de la Fertilidad".

Tras la inspección en profundidad de la ermita, un breve avituallamiento, charradas, etc... el grupo se parte en dos, para que la parte más aventurera de la expedición, emprendan un recorrido circular para conseguir coronar el Castellar.

 


Vista de Secorún desde el Ascenso a la Ermita de Santiago
Piedra con "propiedades" Curativas- Fertilidad según la creencia popular.

Ábside de la Ermita de Santiago (Siglo XII)



 

Laguarta vista desde la falda de la Iglesia de Secorún.
 Si prestamos atención, y posicionados bajo la protección de la Iglesia y su torre, alzando la vista al norte vislumbraremos una elevación sobre roca, El Castellar de Secorún, hoy desaparecido pero del que sabemos que en 1036 era su teniente Aznar Galíndez... y en estos sus orígenes del siglo XI, la construcción sería simple. Una Torre de Señales. Algunos cuentan que no queda resto alguno... y alguno nos contó como dice la leyenda que "voló" el castillo..., nos hablaron de campañas, voladuras, Borbones y Flores de Lis,  de restos, a los que la bibliografía dice desconocer, pero que tenemos la certeza que algún paisano, sí ha localizado, ... Y sobre todo, embelesados escuchamos el relato de la voladura, con sus defensores sitiados dentro, en la fiera resistencia que ofrecieron durante la primera Guerra Carlista, en cuya expedición real de 1837, antes de la batalla de Barbastro se vuela la fortaleza.

Expedición coronando El Castellar.


Tras la bajada y el reencuentro de ermitaños y de expedicionarios del Castellar, comemos en lo que antaño imaginamos fue una plaza, echamos una mirada a Laguarta, a donde retomaremos, para finalizar la jornada, recorriendo el muro norte de Casa Chantre, Nuestra Escuela (hoy centro social), el Lavadero rehabilitado en 2013 a través del ayuntamiento y con las aportaciones de Fondos Leader, Comarca y DPH Rehabilitación del lavadero de Laguarta Laguarta (5.620,29 5.218,84 5.218,84) y por supuesto nuestra Central, la Fabrica de Electricidad, que en el 2016 cumplió un siglo de existencia y cuya rehabilitación se sufragó igualmente a través de las gestión del Ayuntamiento de Sabiñanigo con Leader, Comarca y DPH (aportaciones respectivas: 8.916,69 8.279,78 8.279,79)

La Expedición recuperando fuerza en el Centro Social de Laguarta.


Fábrica de Electricidad de Laguarta 




Lavadero de Laguarta

 


Un día intenso, una extraordinaria jornada trabajado, mano a mano, con los Amigos de Serrablo y de Laguarta, recordando a aquellos nacidos y descendientes de Secorún. Naturaleza, arquitectura civil, religiosa y costumbrismo popular tomados de la mano y abrazados. Un abrazo abierto a las gentes de todo el Serrablo que nos acompañaron en este importante día. Laguarta y Secorún, capitales del origen de Serrablo, un valle que, día a día, lucha por romper la respuesta de silencio impuesta por la soledad y el abandono forzado de aquellas tristes décadas de los 50-60-70 y que en días como hoy, se escucha su grito de júbilo.

Gracias amigos por acordaros de nuestro pueblo, de nuestra historia, de nuestro valle y dejarnos compartir este día con vosotros. ¡Hasta pronto!
Los últimos expedicionarios diciendo hasta pronto a su partida de Laguarta

Texto: Karlota Albás y Pedro Marín
Imágnes: Carlos Albás, Pedro Marín y Amigos de Serrablo.





9 Comentarios :

Anónimo dijo...

Me gusta. Me gustas.
Buen trabajo chicos. Os tenemos un poco dejados, pero es que la vida va muy deprisa.
Sois un lugar de refresco, de mirar al mundo que amas, que allí permanece.
He estado fuera bastante tiempo y mi vida ha cambiado un poco. Pero sigo fiel.
Me gustaría hacer esta excursión este Otoño.
Os quiero, mucho.
Saludos y un beso

Ojos Verdes.

Hoy me echo uno de Bilbao, a vuestra salud. Lo necesito
Gracias por ser así

Anónimo dijo...

Rayos... Centellas.... Como pasa el tiempo.
Hoy Ojitos ha entrado y nos ha recordado. Debe ser colectivo el acelerón y la falta de tiempo.
Otoño tonto, verano seco y tardío, no sabemos dónde estamos.
Todo está parecido.
Hoy día de blanco, pero las mentes no.
Hablemos y seamos más fuertes.
Me gustaría escuchar tu voz y preguntar. Seguro que ves más...
Saludos Laguarta
Besos.
1. Para Ojitos
2. Para vosotros
1. Para Laguarta
3000. Al debe

Brava Jacetana

Anónimo dijo...

Menos mal que estaba Kar para explicarlo todo.
Que gente tan culta y trabajadora
Como cuidais todo.
Gracias
Me han dicho que empieza una etapa con Guarguera, se notará el empujón de la nueva vocal.
Saludos y un besazo

Pepe. Yo feliz

Anónimo dijo...

Es genial. Cómo se puede hacer algo sencillo, bonito y entrañable. Lleno de contenido para todos.
Sois capaces en una jornada maratoniana de conjugar arte, tradición, naturaleza, etnografía, costumbres, historia, naturaleza...y la realidad de las tierras abandonadas para colocar pinos, con sonrisas , con vida...
Gracias por saber hacerlo.
Amigos del Serrablo, Karlota, Pedro.... todos como una realidad, bonita realidad.
Lo he enseñado y a nos encantaría que uno de estos días de otoño, pudierais guiarnos a un grupo de noruegos por esos rincones. Sería precioso.
Me hace feliz.
Estoy arriba, pero como dice Brava, aquí el otoño tampoco existe, es horrible nadie recuerda algo así, además con fuertes tormentas.....Va todo muy deprisa, o espabilamos para cambiarlo un poco o....mal, mal....
En un mes vuelvo a mi Pirineo, cada día lo quiero más....con todo su contenido

Unos besos y todo mi cariño.
Un guiño

Mamen. No estás donde te levantas por la mañana, sino donde está tu corazón. ( Si no lo traduces es más bonito)

Anónimo dijo...

"Forelska i lærer'n" de The Kids
Tiene fuerza y dice mucho
Un beso
Mamen

Anónimo dijo...

No sabía yo que era
s roquera vikings?
Conozco The Kids. Mucho culto
Cómo va la vida Laguarta?
Beso, beso..... Un saludo
Ojos Verdes

Anónimo dijo...

Estaba ayer acercándome a Jaca y escuche una canción de moda aquí... "dejó mi ventana abierta para ti...". Que recuerdos...
Como me gusta mirar mi pequeño jardín, cerca del "rompeolas".
Ha cambiado todo, mi casa, mi vida, yo... Pero a pesar de ello, hay sensaciones que me siguen... Haciendo cosquillas..
Hace un rato hemos cenado un estupendo pescado y me he pedido un vino tinto. Reserva y con banda roja.
Vamos a disfrutar de este otoño, seco, pero.... Sólo con estar aquí... Merece la pena.
Ahora mi postre de chocolates y un calcados...
Paseo, conversación, lectura y a descansar...
Dejo mi ventana abierta.
Un sólo beso
Mamen

La semana próxima Albella/Laguarta
Que bonito

Anónimo dijo...

Calvados.Mucho vino
Otro beso, con brindis
Mamen

Anónimo dijo...

Ojo con las ventanas abiertas... que hoy hace mucha humedad.
Cariño bajas del norte desenfrenada. Al final lo que te llena, en el Pirineo está.
Informa. Que día hay "Andada Nordica"?
Como alternativa tienes una Andada de Guarguera Viva. Lo he visto en Radio Huesca.
Lo podrás difundir en Escandinavos y así se enteran de como está la carretera de esta pobre gente.
Un apoyo a sus peticiones. Guarguera Viva.
Besos, suspiros y ventana cerrada
Brava Jacetana

Publicar un comentario