Comunicado del Ayuntamiento de Sabiñanigo.

A las 12.00 horas de este sábado se concentraban unos 600 vecinos de Sabiñánigo para condenar el fallecimiento este viernes de la niña de ocho años, Naiara Valentina Abigail Briones, como resultado de una brutal paliza recibida el jueves por la tarde en el domicilio de su tio del barrio de Puente Sardas, que fue detenido por la Guardia Civil como presunto autor de los hechos.





Reunida la Junta de Portavoces ha determinado dos días de luto, las banderas a media asta, suspensión de las fiestas del barrio de Santiago, actividades de las peñas y la lectura de un manifiesto de condena y solidaridad con la familia de la víctima que ha sido leído en la concentración convocada.
Elaborado por los integrantes de la junta de portavoces han querido enviar en primer lugar “un sentido pésame, compartiendo su dolor a su familia”.
Expresan que este día “somos una ciudad profundamente dolorida. Y queremos expresar con rabia pero con serenidad nuestra más enérgica condena ante este acto violento.”
Resaltando que la infancia no es sólo es el futuro “sino que debería ser también el lugar feliz donde crecer y hacer posible nuestros sueños”. Pidiendo que “nada, y menos la violencia, debería impedir que nuestras niñas y niños crecieran felices y libres”.
Por lo que han pedido a los asistentes que “debemos estar juntos y trabajar solidariamente para que hechos como este no se produzcan nunca más”.
A la espera de concluir la autopsia, la familia se encuentra en Zaragoza y la madre, sumida en la desesperación “ no entendía lo que había sucedido con su hija”, tal y como comentaba el alcalde, Jesús Lasierra.
Naiara vivía con su madre, su padrastro y un hermano en la calle Instituto Laboral de Sabiñánigo y acudía al colegio de Monte Corona, cuya comunidad educativa ha mostrado su dolor.
La localidad se encuentra sumida en shock y sin comprender la muerte que ha tenido esta niña, como ha reconocido Lasierra, que invitaba a los vecinos a la concentración, " ante un hecho terrible, trágico, que te deja impotente y que a nuestros ciudadanos les ha creado un dolor muy grande". El Ayuntamiento y los Servicios Sociales de la Comarca están acompañando y ayudando a la familia.
En la concentración vecinal de repulsa y solidaridad se encontraba el Obispo de la Diócesis de Jaca, la presidenta de la Comarca del Alto Gállego, concejales y representantes de asociaciones y coelctivos.
El tío de la menor cuando aviso a los facultativos de guardia del Centro de Salud serrablés, indicó que su sobrina se encontraba muy grave al caerse por las escaleras del edificio donde residen. Al comprobar los sanitarios traumatismos por todo el cuerpo y uno más grave en el cráneo determinaron el activar el protocolo de posibles malos tratos.

0 Comentarios :

Publicar un comentario