El confinamiento nos ha retenido en nuestras casas, en nuestro pueblo. Fue un "a pies cambiados" que ha hecho que nos enfoquemos en las cosas simples, sencillas, cotidianas, familiares... que miremos hacia dentro. 

Laguarta, 17 de mayo de 2020.
La Casa y la familia han retornado a su papel principal, acaso para aquellos que cuando la miraban, disfrutaban, añoraban, no era algo así como "La Casa de mi Padre". En tiempos de #COVID19, como aquella Peste que narra un Dintel de Villacampa, ni la tierra llana ni las montañas.

JESUS, MARIA, JOSEPH. 1694. AÑO 1687 FUE LA PLAGA DE LA LANGOSTA EN LA TIERRA LLANA Y EN ESTAS MONTAÑAS. DON GERONIMO VILLACAMPA MZ DE LZ F. (Maza de Lizana Fecit)


Capitales, Ciudades, Pueblos y núcleos dispersos confinados con miradas anhelantes desde las ventanas, con corazones en vilo por aquellos que no veíamos, abrazábamos, ... y almas inquietas, trabajadoras que aprovechaban las horas para encontrarse con las raíces, con los trabajos del ayer, con la sapiencia de nuestros mayores, su añoranza, su recuerdo. Con fuerzas retomadas, salíamos por suertes, huertos y eras, buscando respuestas a esta peste del siglo XXI.

El maestro cantero, el picapedrero, narró una historia de peste y supervivencia en ese dintel de Villacampa, nosotros no podíamos rendirnos y ahora que ya podemos, abrir esas ventanas, recorrer montes y fajas, detenernos en las aguas... la mostraremos en la web.

Seguimos, resistimos, vivimos... porque Laguarta resiste y no rebla y espera a todos los serrallapuertas y amigos con sus puertas y casas abiertas. 

 






Estamos confinados, pero nuestro corazón, nuestros recuerdos, nuestras ilusiones, nuestras ganas de vivir siguen muy libres.

Nosotros hemos escogido las imágenes, La Ronda de Boltaña, nos presta su música. Ahora os toca a vosotros transmitirnos vuestro sentimiento, vuestro anhelo vuestro recuerdo, con cada una de ellas. Volar y pasear por nuestro pueblo. El viaje comienza ya. Te animas??




Pronto volveremos a estar juntos en Laguarta.

Texto: Pedro Marín y Carlota Albás.