Es domingo y amanece claro y soleado en nuestro pueblo. Es 25 de Junio, es el ultimo domingo del mes, es día de romería y reencuentro con los cofrades, amigos y pueblos, en el Santuario de San Urbez de Nocito. Este año, este día, grabado en nuestros calendarios laguarteranos en "colorao", ha coincidido con Santa. Orosia.  Con el corazón partido, la operación logística arranca a las 9.00 horas sarrablesas, desde el centro de la Roma del Sarrablo.

Desde el año 2004 y de manera continuada, los serrallapuertas y amigos laguarteranos, nos hemos reencontrado con San Urbez. Cierto es que años ha de este 2004, muchos continuaron asistiendo, de manera mas o menos organizada, de manera individual con la familia, pero lo cierto es, que organizado y orquestado por y para todos los de Laguarta, fue en 1963, cuando se bajara por ultima vez con las caballerías aparejadas y las mejores abarcas de nuestros mayores, chino chana, desde Laguarta. 
 

 
 
 



Mas de una década en la que hemos colaborado en la recuperación del camino, que antaño realizaran nuestros mayores a pie o con las caballerías; hemos recorrido etapas del camino de los romeros, como la que nace en Albella y llega a nuestro pueblo, la que nace en Laguarta y llega a Secorún, de Secorún a Aineto con una vuelta hacia Ceresola, ... en definitiva hemos mantenido el espíritu de hermandad que nos transmitieran nuestros ancestros y recuperado la ilusión con la que antaño partían desde nuestro pueblo. Una ilusión que no cesaba ni cuando al regreso se hacía sonar la campana en Secorún, es decir, la afamada bombona de oxígeno, y se anunciaba así el presto retorno de nuestros pinchos romeros. Así, año tras año, unos y otros, hemos conseguido mantener vivo nuestro cuarto, ese que cierra el pasillo del primer piso en el lado derecho y que en sus paredes guarda y custodia parte de la historia de nuestros peregrinajes al Santuario.                         

 


Y nuestro corazón dividido, porque hoy teníamos que elegir, invitados a ir a Sta Orosia, como estuvo siempre presente nuestro pueblo con pendón y cruz, o cumplir con el santo patrón de la montaña. Este año, rendir pleitesía a la Santa no ha podido ser, pero nos hemos comunicado con los que allí nos conocen, y volveremos por tradición, ganas y derecho,  pero eso será ya el próximo año.
                      
En San Urbez hoy, nos hemos juntado los de Casa Cudillo, Casa Jorge, Casa Ruiz y Casa Garzo en el Cuarto. Allí estaban también Perico y los descendientes de Casa Justa, a caballo entre Used y Laguarta, Amigos de Fablo, de Albella y de tantos otros pueblos del llano y de la montaña.
                   
 

 
 
 


  

  


Hace ya tres años iniciamos la andadura de procesionar con nuestra cruz recuperada. Así, por fin, gracias al trabajo y esfuerzo del pueblo de Laguarta, el pasado año la estrenamos en propiedad, con un estilo y peso propio netamente montañés, características heredadas desde el medievo que nos llegaban en  hierro forjado  y  formas sobrias del románico para ser peculiar y destacada cuando menos, tamaño, peso, material, forma y alzado, no dejan indiferente a nadie.
                      
 

 

 


Tras los pasos de Carlos de Jorge, y Pedro de Casa Ruiz, este año ha procesionado José María Villacampa, de Casa Cudillo. Era un reencuentro especial, Pili y José Maria, son descendientes de Casa Don José, un linaje con grandes derechos y presencia histórica en San Urbez. Familia propietaria de una de las tres llaves que permitían abrir la antigua Arca donde reposaba el santo; sus mujeres las responsables, generación tras generación, de coser el sudario que cubría el cuerpo incorrupto del santo; Sus varones los únicos laicos en poder sacar las reliquias para las rogativas de agua... Un día especial que será recordado con mucho cariño por lo que ha significado para todos



 

 Hemos disfrutado, almorzando y comido, viandas y lamines, manos amorosas y expertas elaborando delicias montañesas por doquier, lo que ha congregado a los citados más muchos amigos, como Isabel, nuestra Concejal de Núcleos acompañada de su esposo Sergio, María Jesús, fotógrafa enamorada de nuestro pueblo, José, Félix (fotógrafo y administrador de la web), Bárbara (nuestra jotera de importación)...   Juventud alimentada con los primeros pasos de romero, la sonrisa y barbuteos continuos de Juan de Casa Garzo, que junto a Miguelín y Carlitos de Casa Ruiz, han llenado de alegría nuestra estancia y también las aledañas. Como ya hemos indicado, el almuerzo y la comida, rico, rico y abundante. ¡Esto del traje funciona!, 

 
 

 


Cuando ya estábamos en la ronda de cafés y postres, los sonidos de las gaitas, cuerdas y acordeones, nos llevaron a la imagen de la primavera recién terminada, a los preciosos pero áridos y duros territorios de nuestro Pirineo, al recuerdo de la ausencia y a la esperanza de una tierra de futuro, ... Los compases de La Ronda de Boltaña sonaban por cada uno de los cuartos como colofón a una Jornada extraordinaria. Puertas y ventanas abiertas, para que los acordes volaran al viento, llevando la emoción, la alegría y el sentimiento que albergaba nuestro cuarto, que durante unos minutos fue el centro y corazón del sentimiento de las gentes del Sarrablo y del Alto Aragón. Ese rato en nuestro cuarto, con coros, complicidades, sonrisas y emociones contenidas han supuesto el cierre de oro para todos nosotros. 
  

 

 


Nos quedaban dos ultimas fotos, como cada año antes de partir, para cerrar la jornada y prometer un volveremos al año que viene. De la misma manera, que desde la web seguiremos trabajando para volver con nuevas noticias, informaciones, y quien sabe si dentro de poco, también, un cambio de imagen.

 


¡Salud San Urbez, Salud Santa Orosia... Y salud Laguarta. Buen verano!


Texto: Carlota Albás y Pedro Marín
Fotografías: Carlota Albás, Félix Polo y Pedro Marín