El próximo domingo tenemos una cita. En S.Urbez, junto a Nocito, nos juntamos. Durante generaciones lo hicieron nuestros antepasados, acudían como Romeros a la fiesta y día grande.


Día de Fiesta, con la Cruz, desde Laguarta. Hasta allí viajaba una de las tres llaves del arca. La del Sarrablo, custodiada por la familia Villacampa, que todavía se conserva.

Cuando la Guerra Civil y el periodo oscuro siguiente, se perdió la aguja de coser el sudario de S.Urbez, los documentos, el ajuar y hasta la Cruz. Sólo quedó el carcomido soporte.


Se dejó de hacer el camino, de ir un día tan señalado como hoy. De unos años a esta parte, estamos recuperando nuestra seña de identidad. El camino esta abierto y hemos empezado a recorrerlo, a ayudar a mantenerlo, con mucho cariño. Vamos a S.Urbez, nos juntamos, saludamos a las gentes desde la Plana de Huesca, a la Sierra de Guara, hasta la montaña…y somos un poco más felices.


Llevamos varios años, comiendo en el “Cuarto de Laguarta”, que no se usaba desde hace décadas. Este domingo lo volveremos a hacer y brindaremos por nuestra tierra, por todos nosotros.

Como novedad, en esta ocasión, tenemos Cruz. No es plateada, ni dorada, ni de vivos colores. Es un Cristo tipo románico de forja, salido del martilleo de un herrero, quizás sin el arte de la fundición religiosa, pero lleno de la esencia de nosotros mismos y nuestro entorno.

El domingo, volverá a procesionar la Cruz, junto a sus hermanas de tantos lugares y volverá a saludar a S. Urbez. La cabecera del Sarrablo, Laguarta, vuelve a estar presente, con sus símbolos y sus gentes.


Salud, tierras de buenas gentes.
Texto Pedro Marín, fotografías Carlota Albás.

Un año más, la presencia de amigos, vecinos y descendientes de nuestro pueblo tuvo lugar en la tradicional Romería en Honor a la Santa, y así, nuevamente, en el inconfundible marco del Sobre Puerto, se pudo disfrutar de un día entrañable, emotivo y único como el de ayer.




Imágenes y video: S. Carlos Albás.-