Cuentan los libros viejos, que la tradición de Jueves Lardero, podría remontarse incluso, a la toma de Granada, por parte de los Reyes Católicos, y la vinculación ésta, a la participación en ella del Noveno Señor de Fernán Nuñez, (Don Fernando de Los Ríos).

La capitulación del 2 de enero de 1492, debería tener como consecuencia, que la esposa de éste, Doña Urraca Venegas, celebrase con el pueblo de inmediato la noticia, sin embargo, prefirió esperar al regreso de su esposo. Un regreso que llegaría el jueves anterior al Domingo de Quinquagésima (Carnaval), y que supuso la primera celebración. Cuentan, que en tal magno acontecimiento, asistió el pueblo entero: hijosdalgos, campesinos de señorío, menestreles y pecheros.

 

 

 

  
Eso sí, esta tradición cordobesa, en gastronomía, difiere en mucho de la Laguarterana. Allí, en las tierras de Fernán Nuñez, en el bello paraje de "El Pozuelo", se conserva "El Hornazo": una especie de torta o panecillo, con masa de harina, manteca y azucar, en cuyo centro se incrusta un huevo cocido, manjar, símbolo de la fiesta en estas tierras andaluzas, y de gran parte de la meseta Castellana.

Aquí, en La Guarguera, en la Tierra de los Villacampa, la cosa cambia. Nuestros libros viejos, también la fijan en el medievo. Cuentan que los fieles cristianos se reunían para degustar carnes y grasas, y no en pequeñas cantidades, porque de inmediato, comenzaba la cuaresma (a la semana siguiente) y con ella la abstinencia durante cuarenta días de estas viandas. Además, los ilustrados, podrán decirnos que Carnaval, procede del latín "Carne-levare", cuya traducción sería "abandonar la carne".

Longanizas, de la Matacía Popular de Diciembre... esta noche, las Casas de Laguarta, darán buena cuenta de ellas.

Longanizas y huevos serán los protagonistas gastronómicos de este día, en la montaña y en las tierras bajas, y es que, en aquella época, los huevos se consideraban carne, por tanto de esta próxima abstinencia cristiana, se deriva el "abuse y guste" de este día.

Aquí en Laguarta, recogimos en nuestro libro, lo que los mayores nos contaban, relativo al carnaval, a la recogida de huevos por las casas, como se medía la "ración" de longaniza que cada mozo degustaría etc.... quedense con la copla, que según "la abuela", ningún mozo de Laguarta, tenía derecho a ración más menuda que "Da palmo y medio lo menos".

 

 


Para ilustrar este pequeño recuerdo, os dejamos fotos, fotos de la belleza natural que la nieve proporciona a esa Roma del Sarrablo.

¡Feliz jueves Lardero a todos los Serrallapuertas, Sarrableses y amigos de nuestra web!

Atardecer, Pardina de San Juan, Laguarta.
Texto e Imágenes: Carlos y Karlota de Jorge.

3 Comentarios :

Felix dijo...

Gracias por las fotos, Carlos y Karlota, una delicia.

Anónimo dijo...

Bonitas fotos Karlota y Carlos.
Estoy en Yukón y todo muy blanca también. Buena despensa. Que disfrutéis y no hagáis caso de la Cuaresma. La gente que somos buenos todo el año, no tenemos que hacer penitencia.
Los que son malos la hacen todo el año, a veces sin enterarse.
Hacéis baile de disfraces? Cuelga fotos, si es así.
Besos
Mamen

Anónimo dijo...

Karlota, con todo el cariño y la inocencia. En estas tierras, como somos un poco brutos, la longitud no se daba por el palmo y medio. La razón sencilla, no es igual un palmo que otro y la cuestión es quedarse bien.
Decían las abuelas, que en los mesaches era aproximada la medida del pie, para lo largo. Y para lo ancho, con los dos dedos de la mano derecha, más cercanos a la nariz hacer un rosco y esa daba lo gordo.
Decían las abuelas que viendo el mesache, de estas maneras se calculaba pronto.
Traducido a estos tiempos se dice que de 45 para arriba de pie y 10 de rosco. Así no pasas hambre.
Quien era el que medida del palmo en Laguarta?
Sobretodo no paséis hambre.
Saludos
Brava Jacetana

Publicar un comentario